Portal de Turismo de Alcázar de San Juan en Español   Portal de Turismo Alcázar en Idioma Chino

ALCÁZAR DE SAN JUAN Y DON MIGUEL DE CERVANTES

La vinculación de la ciudad de Alcázar de San Juan con el autor de El Quijote ha sido siempre foco de polémicas a la vez que constatada por diversas evidencias..

En la Iglesia de Santa María la Mayor de Alcázar de San Juan se conserva una partida de bautismo a nombre de Miguel, hijo de Blas de Cervantes Saavedra y Catalina López, fechada a 9 de noviembre de 1558.

“En nuebe días del mes de nobiembre de mil quinientos y cincuenta y ocho baptizó el Rdo. Señor Alonso Díaz Pajares un hijo de Blas de Cervantes Sabedra y de Catalina López que le puso (de) nombre Miguel, fue su padrino de pila (…) de Ortega, acompañados (de) Juan de Quirós y Francisco Almendros y las mujeres de los dichos”,

 

Este documento fue hallado en 1748 por Blas Antonio de Nasarre y Ferriz, bibliotecario mayor del Rey entre 1735 y 1751, quien anotó al margen del mismo “este fue el autor de la Historia de don Quixote”...

Algunos años después de este hallazgo, Agustín Moreno Motiano y Luyando, fundador de la Real Academia de la Historia, hace público su descubrimiento de una partida de bautismo de D. Miguel en la Parroquia de Santa María la Mayor de Alcalá de Henares, un documento sobre el que tampoco han faltado discrepancias y dudas por, entre otros motivos, ser manifiesta la variación de la caligrafía del nombre de Miguel o la equívoca decodificación del apócope del nombre del bautizado.

Diversos estudiosos del tema, han demostrado la vinculación de personajes reales de la ciudad que son citados en la obra de Cervantes como Gutiérrez de Quijada y Pedro Barba de quienes D. Quijote dice descender (capítulo XLIX de la 1ª Parte) y de quienes se tiene constacia de su relación con Alcázar de San Juan por documentos de pleitos de la época.

También se conoce la figura del alcazareño Alfonso de Ayllón, hidalgo casado con Teresa de Mendoza, al que se relaciona con el propio personaje de Don Quijote, al haber perdido también el juicio por su afán de lectura. A la muerte de Teresa de Mendoza sus bienes fueron heredados por su yerno, Pedro de Cervantes.

Del mismo modo, se conocen referencias a la existencia de una familia Saavedra en Alcázar de San Juan que residía en la entonces conocida como Plaza de la Rubia, hoy plaza Cervantes.